Un día en La Semilla Violeta


Nuestro día a día

Los tiempos y el ritmo vienen marcados por los siguientes momentos:


la-semilla-violeta


crono

9.00 a 9:45 Acogida

La forma de recibir, de acoger a los pequeños por la mañana es importante. Las familias nos brindan información interesante, cómo ha ido la tarde, la noche… Nos tomamos este tiempo, mientras los niños se calzan sus zapatillas para entrar a jugar, “es como estar en casa”.

crono

9.00 a 11.00 Juego espontáneo y propuesta de TALLERES

A medida que se van incorporando, los niños comienzan a desarrollar sus juegos utilizando los diversos espacios y materiales. El papel de los adultos es el de estar presentes y cubrir cada uno de los espacios de forma discreta, e interviniendo sólo si se producen situaciones de conflicto. Nuestra tarea es la de facilitar que todos encuentren su espacio, dentro de este lugar común.

En este momento, entre las 10.00 y las 11.00, ofrecemos a los niños la posibilidad de participar en una actividad concreta, lo que llamamos propuesta de TALLER. Cada día ofrecemos algo diferente: cocina, arcilla, pintura, carpintería, masajes, diapositivas y luces, construcciones e inventos, actividades en el huerto y en el jardín… Se establecen como “rincones de actividad”, por los que los niños pueden pasar libremente. Estos espacios tienes sus dinámicas, sus códigos y sus reglas. Los niños siempre pueden elegir seguir con sus juegos espontáneos.

crono

11.00 a 11.30 Propuesta de desayuno saludable

En este momento invitamos a los niños a organizar la mesa del desayuno. Los que quieren participar, colocan las sillas, ponen el mantel, se lavan las manos, empujan y traen el carrito con los platos, vasos y comida. Es un espacio importante, en el que pedimos a los niños atención, respeto y cuidado. Aprovechamos el desayuno, para inculcar también hábitos saludables, comemos cosas sanas, zumos, fruta, tortas de cereales, galletas de avena, verduras del huerto, pasteles caseros, palomitas y recetas hechas en el taller de cocina.


crono

11.30 a 13.00 Invitación a jugar al aire libre

En muchas ocasiones, sobre todo en las épocas de buen tiempo, los niños piden estar en el jardín antes de este momento. Siempre valoramos nuestras posibilidades de organización y procuramos facilitarles el estar al aire libre.

El jardín dispone de distintas posibilidades de juego: una cabañita de ramas hecha por los padres, una casita para el juego simbólico, arrastres, patines y cochecitos, areneros y mesas para el juego con agua y arena, una montaña de arena, cuerdas para trepar, columpios, el huerto y los aperos, en verano ponemos una piscinita, hay cuerdas, telas, maderas, ladrillos, pelotas, espadas, tronquitos, y diversos materiales para la construcción y el juego…
A veces organizamos paseos por los alrededores, y excursiones con las familias.


crono

13.00 a 13:15 Hora del cuento

Suena la campana. “¡Es la hora del cuento!”. Es el momento de recoger los materiales y los juguetes y disponernos a escuchar un cuento. Es la hora de inventar lenguajes que nos acerquen, de hablar de rodillas. Es tiempo de acercarnos, de un ámbito muy especial, grandes y pequeños. Los grandes, porque se hacen más grandes ante la mirada profunda de un público que confía, que se entrega, que es sincero. Los pequeños, porque se acercan despacito a la grandeza de escucharse y de escucharnos. Y así, juntos, nos dejamos llevar de la mano de LA FANTASÍA.

Somos los adultos los que narramos o IMPROVISAMOS alguna historia cortita, para ello, a menudo utilizamos objetos cotidianos y los juguetes del espacio.


crono

13.15 El baile

Después del cuento, invitamos a los niños y niñas a bailar. Abrimos un espacio para el movimiento, la danza, el baile libre, utilizamos música muy variada, de distintos lugares del mundo y distintos ritmos y estilos. Nuestra intención es terminar el día compartiendo movimiento, alegría, escucha, diversión, distensión, emociones, contacto… Algunos niños prefieren y eligen quedarse observando, o en la biblioteca leyendo…


crono

13.30 Despedida

Es momento de despedirse, hasta luego, hasta mañana; abrimos las puertas a las familias y aprovechamos para intercambiar información con ellos sobre el desarrollo de la jornada.

Top