L
a Violeta somos un grupo de personas, algunas de
las más pequeñitas se confunden con las flores y con los caramelos… Se confunden con las cosas de otros mundos, asi que decidimos vernos para estar JUNTOS, para acercarnos, para jugar y para llorar, si tenemos ganas (en un lugar más pequeño que el mundo…) Las personas más grandes nos ocupamos, además, de cuidar de la casa y trabajamos para que podamos seguir cerca, jugando... o llorando, si tenemos ganas.
 

  Estamos en Galapagar, cerca de las tortugas, en Madrid, sin prisa, en la casa Violeta, en la calle del Mirador, en el número quince. Pero también jugamos a estar en otros sitios: en una escuela diferente, en un pueblo pequeño, en un mundo diferente, en el campo, cerca de las ardillas, los mirlos, las palomas torcaces, las mantis, las hormigas, las orugas y las lagartijas…
Aquí, donde jugamos, se caen las almendras de los árboles y las piñas también. Huele a tomatitos. Y tenemos una rampa para lanzarnos corriendo, si es que no va a subir la silla de ruedas. El espantapájaros no espanta nada. Los pájaros prueban los albaricoques y hacemos galletas de cereales.
 

 


Juntos hemos visto nevar y llover y ventear y solear, la tormenta y el arco iris y aviones que pasan. Las olas del mar, traen y llevan a nuestra orilla conchas y arenilla. Hemos visto barcos cargados de pelusas como promesas que nunca llegan y no sabemos adónde van las pelusas...
El río grande nos trae cuentos con una campanita.
Y suenan muchas cosas y cantan desde lo alto.
La Violeta es un camino hacia un lugar sereno, en donde queremos compartir lo más pequeño...
Buscando el equilibrio sobre una cuerdecita floja, vamos caminando agradecidos, a veces doloridos, abiertos, dudamos, y aparecemos y desaparecemos...

 

  © La Violeta | lavioletalavioleta.org | tel. 91 858 36 71