De puntillas…

por | Ene 26, 2019 | Lupa y Telescopio | 3 Comentarios

De puntillas para bailar, para llegar a los pájaros y tocar el cielo. El Cielo, ese gran instrumento, que suena a cascabeles, y a rugido de león o de trueno, que acoge en sus motitas de algodón todas las miradas, los anhelos, los  deseos de las niñas y los niños. Y, como por arte de magia, nos los devuelve, a través del viento y el eco, convertidos en gotitas de lluvia o de rocío que se posan sobre toooodas las flores…deseos de saber, de mirar, de oler, de tocar, de chupar, de gritar, de jugar, de besar, de llorar, de trepar, de moverse, de abrazar, de crear, de crecer, de creer…

De puntillas se colocan los que se saben pequeños, los verdaderamente grandes, cargados de ganas de llegar, llenos de ilusión por descubrir, dispuestos a sorprenderse… ¡Así son los pequeños!

Por favor, pasad con delicadeza, sigilosos, en silencio, desapercibidas… Ssssssssschsss… Poneos de puntillas y observad por encima del polvo del tiempo, a través de la lupa o el telescopio. Os invito a visitar “La Escuela Serena”, en donde las hermanas Olga y Leticia Cossettini, supieron cuidar del alma infantil y ofrecer el espacio que merece la Belleza. Olga Cossettin dedicó su vida, junto a su hermana Leticia a transformar la escuela tradicional, en la que se recurría al autoritarismo, a la dureza, al castigo como recursos pedagógicos. Una escuela vieja, llena de polillas, que mira a las niñas y niños como una suerte de seres ignorantes a los que hay que doblegar y modelar. Olga no lo veía de la misma manera, confió en la sabiduría y la belleza innata del ser humano, y dedicó su tarea pedagógica a construir puentes entre la infancia, el barrio, el paisaje, la escuela. la vida... Con esta mirada, y este compromiso, dirigió y coordinó al equipo pedagógico de la Escuela Doctor Carrasco, en el Barrio de Albardi, en Rosario de Santa Fe, Argentina, entre los años 1935 y 1950.

Olga Cossettini
Red Cossettini Blogspot

Leticia Cossettini
wikipedia

Baile en la escuela Serena
www.encambio.es

Os animo a buscar un momento tranquilo, sereno, como esta experiencia se merece, y disfrutad de este maravilloso documento, “La Escuela de la Señorita Olga”, un documental de Mario Piazza, estrenado en agosto de 1991

 

Las puntillas, un entramado estratégico, un acuerdo entre manos de mujeres fuertes y delicadas;  afiladas agujas; hilos; historias; colores y algodones. ¡Con qué sutil presencia decoran y acompañan lo delicado! Quizá, también, acompañar a las niñas y niños sea un arte de magia, de presencia, de sutileza. Cuando recibimos a un niño, a una niña recién nacida, solemos arroparlos con ternura, con el calor de una blonda, de un bordado, una labor. Siempre estamos renaciendo, no dejemos de tratarnos  con ternura… ¡Maestras, maestros, adultos que acompañáis a la infancia, animaos a “bordar vuestra labor”, para embellecer lo humano!

 La hora del baile en la Violeta.

Olga creó El Coro de Niños Pájaros, en dónde las niñas y niños escuchaban y observaban para después reproducir el canto de cada una de las especies que les acompañaban en el barrio y en la escuela. Habéis podido verlo en el documental, cantos de niños y niñas pájaros, manos de mujeres con alas, todos creando.

Trabajos de bordado de la Cierva Blanca

¿Qué os parece si hoy, mientras tejemos, o abrimos las alas,  nos acompaña la música de Pau Casals ?.Pau que, además de componer “El canto de los pájaros”, compuso “El Himno de las Naciones Unidas”, llamado también “El Himno de la Paz“….Un recuerdo amoroso para estos grandes creadores, que cuidaron lo pequeño: Olga, Leticia, Pau…

Estoy de acuerdo con Mar Romera cuando nos dice: “La pedagogía del siglo XXI tiene que buscar nuevos enfoques. Se habla mucho de innovación en las aulas, pero conviene acotar un término tan amplio. La escuela innovadora será aquella capaz de mirar con ojos de niño. No son consumidores de escuela; son protagonistas de lo que pasa en ella”. Quizá no se trate tan solo de innovar, sino de conectar y de rescatar, y… ¿Por qué no regresar  las voces y las experiencias que nos precedieron, esa sabiduría, esa solidez? No todo es para “usar y tirar”, no todo ha de convertirse en un paisaje futurista. Veo a la escuela hoy enredada en el  activismo… ¡Las niñas y niños están ahí! Mientras, los adultos damos vueltas a su alrededor, enredados… como ovillos desperdigados!

Os animo a tejer juntas, juntos,  con delicadeza, una escuela serena, que sepa ponerse de puntillas. A mirar, a mirarnos  desde donde las niñas y los niños nos miran, miran al horizonte, al cielo, al mundo…

 

La Violeta…pulso a pulso, punto a punto, paso a paso… ¡Por un mundo lleno de flores hechas a mano, con el corazón!

Gracias por acompañarme… Este post te lo dedico, querida tia Anun, “maga de las agujas”

Si te ha gustado, te invito a compartir.

Comentarios

3 Comentarios

  1. Belén

    Que bonito… Muchas gracias por el abrazo que ha supuesto leer esta belleza

    Responder
    • Gema Cotallo

      Gracias Belén, me alegra saber qué la has disfrutado, a mi divierte y me inspira escribirlas. Recibe un abrazo!

      Responder
  2. Ana

    Buenos días bella mujer,
    Gracias por rescatar y mostrar estos bellos y grandes tesoros.
    Gracias por tan bella musica para estas horas de la mañana, cuando los gorriones a un duerme.
    Gracias por recordarnos la magia al andar de puntillas.
    Un abrazo y feliz día,
    Ani

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado? Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
48Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Mucha gente pequeña,
en lugares pequeños,
haciendo cosas pequeñas
pueden cambiar el mundo

Eduardo Galeano